El conocimiento interno

Escrito por winneronthenight 15-06-2011 en General. Comentarios (2)

En el conocimiento interno se expresa la voz de nuestra alma. Este conocimiento se encuentra bajo la capa del conocimiento racional con el cual nos manejamos habitualmente en nuestro mundo. No estamos habituados a prestarle atención, por eso se nos hace un asunto resbaladizo que preferimos evitar, sin embargo es nuestra mejor garantía de tener éxito en las cosas que hacemos.

El conocimiento interno es completo y viene instalado de serie cuando nacemos, de hecho cuando somos pequeños y a veces también cuando somos adultos nos manejamos con él. Aprender a guiarse a través de este conocimiento es importante, pues se trata de un conocimiento absolutamente fiel a nosotros mismos y siempre nos lleva a tomar las decisiones correctas. A través de la voz interior tenemos acceso a nuestra propia moral, que es infalible, pues el alma tiene un sentido perfecto de lo bueno y lo malo. También es posible saber muchas otras cosas, por ejemplo si el resultado de nuestras acciones será favorable o no. A medida que vamos rescatando este conocimiento del fondo de nuestra alma vamos adquiriendo seguridad acerca de nuestras intuiciones y poco a poco vamos siguiendo cada vez más a nuestro conocimiento interno y al mismo tiempo aprendemos a equilibrarnos con nuestra racionalidad pero sin dejarnos dominar por ella.

Este proceso es un acercamiento a nuestro vidente interno, que es la parte de nosotros que está conectada con todo a través de la energía y conoce todo. Para acercarnos a él debemos dejarle que él nos guíe, aunque a veces nos equivoquemos o creamos habernos equivocado. La racionalidad, aunque es muy útil para manejar cosas prácticas, tiene una gran desventaja: nunca quiere dejar de tener la razón, y trata de convencernos con todos sus argumentos racionales de que su punto de vista es el único correcto. Y esto nos hace equivocarnos y lamentarnos muchas veces, porque las exigencias de nuestra racionalidad nos hacen pasar por alto la voz de nuestro conocimiento interno.

 

Al seguir nuestro corazón aprendemos a equilibrar nuestro conocimiento intuitivo y nuestra racionalidad.

 

Aunque existen de hecho muchas técnicas diferentes para dirigir la atención hacia nuestro propio interior y para conectarnos con muchos aspectos de nuestra conciencia diferentes de la racionalidad no existe un cómo escuchar la voz de nuestro conocimiento interno. No existe porque este conocimiento es la sencillez misma y se esconde de cualquier técnica que podamos inventar, él lo inventó ya todo, sólo necesita que lo reconozcamos y aceptemos, que no busquemos en otro lugar para que pueda salir a flote.

 

Al aceptar nuestro conocimiento interno poco a poco este se va haciendo más estable y llega a formar parte de nuestra forma natural de guiarnos a través de las situaciones que vivimos. En otras palabras, cada vez su voz silenciosa nos es más familiar, y con ello, cada vez las distorsiones de la racionalidad nos son más evidentes. Y así las viejas creencias limitantes que están ancladas a nuestra racionalidad poco a poco se van aflojando para permitir que nuestra mente rejuvenezca y nuestra visión de la realidad se transforme paso a paso en la visión de la realidad que siempre habíamos soñado.